martes, 18 de diciembre de 2012

Cantando Recuerdos

Bajo el sol de la tarde y feliz por el acontecimiento yo corría a encontrarme con mi abuelo que venía del trabajo y que portaba una maletita marrón de cuero que yo orgullosa, le llevaba hasta la casa como el que lleva un tesoro y así cada día de aquella lejana infancia que dejé atrás en un Buenos Aires cálido y entrañable, que acogió a mi familia emigrante a aquellas tierras como otros tantos españoles de la época.


Mi abuelo era rondeño y aún lo recuerdo cuando me subía a sus rodillas y me contaba anécdotas. Yo la única nieta mujer por aquel entonces, era para mis abuelos maternos, los únicos que llegué a conocer, como un pequeño tesoro al que adoraban y este sentimiento mutuo puso un broche de recuerdos y cariño que aún hoy llevo prendido en el pecho.

Mi abuela Rosario era una mujer ejemplar que no solo tuvo que sacar adelante a cuatro hijos sino que tuvo que enfrentarse a vivir en otro país cuando podía haber vivido bien en su entrañable tierra, pero las cosas ocurrieron así y uno nunca sabe porque el destino le va marcando un rumbo a las personas y a las cosas. Lo cierto es que se adaptó perfectamente a todo, incluso a aquellas palabras que siendo tan familiares para ella, por ser malsonantes en Argentina, tuvo que dejar de pronunciar y cuando se le escapaban y decía: “Niña coge eso...", enseguida se ponía nerviosa y titubeaba entre cogerlo, no cogerlo, asirlo, atraparlo o agarrarlo…

La recuerdo sentada en el patio, cosiendo al solecito como había hecho tantas veces en el soleado patio de su casa rondeña, o cocinando aquellas inigualables papas con tomate, sus guisos de papas viudas o sus gañotes. Es extraño como nadie más logró darle aquel punto a las cosas, ya que aquellas comidas a pesar de su sencillez, tenían el toque especial que ella ponía a las comidas y que hicieron de aquellos platos un recuerdo inigualable e inimitable.

Yo pasaba largas horas en su casa mientras mis padres trabajaban y mi abuela,  no solo fue confidente y querida al extremo, sino también la que soportaba caprichos, moretones con mecromina y más de un disgusto ocasionado por mis berrinches, pero todo era soportado a tal extremo que aún hoy la echo tanto de menos que me ahoga un nudo amargo en la garganta al recordarla.

-¿Que dulce quieres? preguntaba delante de la vendedora de la confitería que aguantaba impasible todas las mañanas mi retaila

-Este de dulce de batata…. No. Ese no…Aquel…No. No el de chocolate…

-¿el de chocolate, entonces…? Preguntaba ya algo aburrida la dependienta.

-No, no mejor el de cremita…o sino el de crema Chantilly...

-¡Que paciencia con la nieta Doña Rosario!, terminaba diciendo la empleada

Y luego ya por el camino..

-Abuela yo quería el de dulce de leche…

A la vuelta Gaby me esparaba muchas veces en la puerta de su casa o me llamaba con el típico cantito: "Susaaaanaaaaaaaaaa......" y nos íbamos a jugar juntas. “Al Don, al don, al don Pirulero…cada cual cada cual que aprenda este juego….”- “Me arrodillo a los pies de mi amante, me levanto constante constante…”

Hoy me vienen a la memoria aquellas canciones infantiles, que junto a las series de Televisión llenaban nuestras tardes.

- “La Farolera tropezó y en la calle se cayó-…”,

Ella, mi querida amiga Gabriela, que ya se marchó, muy joven todavía, estará cantándolas entre las nubes y junto a mis abuelos protege mis sueños hasta que nos encontremos algún día….




1 comentario:

  1. Precioso, Susana, como todo lo que escribes.
    Porque lo haces desde el recuerdo, desde el cariño, desde el sentimiento.
    Lo haces desde el corazón y con el corazón puesto en cada palabra, en cada recuerdo...
    Duele, lo sé, pero qué bonito es tener en tu baúl esos recuerdos que te acompañarán siempre, y tus abuelos, Gaby y tantas personas que han partido cuando nos parece demasiado pronto, estarán velando por tí, y cuidándote.
    Felices fiestas, y disfruta tanto de tu familia, que ellas también tengan recuerdos bonitos.
    Un beso.
    Es un placer leer algo así.

    ResponderEliminar

video

Saludos

Halloweeennnn que susto

Personalize funny videos and birthday eCards at JibJab!