Añoranzas y Recuerdos

Yo tenía trece años cuando vinimos a España y nunca olvidaré que duro fue para mi dejar atrás a tantos amigos y sobre todo a mi querida abuelita Rosario que tambien emigraría años después al ver como sus hijos se iban de Argentina. Sin embargo mi más ingrata despedida y quizás la más dolorosa por no tener palabras para poder hacerlo, fue la que tuve con mi perra Diana, una collie blanca preciosa con manchas negras, única en su especie y tremendamente noble y hermosa a la que le hablé una tarde con lágrimas en los ojos y con un nudo gigantezco en el alma...que podia decirle? ¿que la dejaba atrás porque no podía viajar en barco con nosotros? ¿que la abandonaba a manos de otras personas porque yo a partrir de es día viviría en un piso? ¿que ya no la querría más? No, no habia palabras, ni siquiera había miradas que ofrecerle para que ella comprendiera mi dolor y el suyo propio. Eramos amigas, nos prometimos fidelidad y un cariño sincero e inocente que solo los niños son capaces de sentir y sin embargo la dejé atrás, no podía seguir su vida junto a mi, la realidad era que en un noveno piso una perra de ese tamaño no podría vivir lo mismo que en un chalecito con jardin y que además no sabíamos como sería nuestra adpatación en España. Yo creo que ella entendía lo que pasaba porque su semblante triste lo decía todo, los perros intuyen mucho más de lo que nosotros creemos y tienen  una comunicación que va más allá de las palabras y los gestos, quizás sentía el mismo dolor que yo ...lo cierto es que se quedó pegadita para siempre en ese rincón del alma donde quedan prendidos los recuerdos más queridos....

video

Saludos

Halloweeennnn que susto

Personalize funny videos and birthday eCards at JibJab!