jueves, 15 de abril de 2010




Mi abuelita Rosario aqui tendría unos tres años, parece una muñequita asi vestida y escoltada por dos de sus trece hermanos. Catorce hijos que en aquella época formaron una familia muy unida y entrañable, por aquel entonces y como ocurre en familias tan numerosas, los mayores tenían cierta responsabilidad con los pequeños y la autoridad sobre todo del padre, distanciaba mucho de la que ahora somos capaces de inculcar a nuestros hijos.
Solo bastaba que mi bisabuelo Papá Marcelino tosiera al subir la escalera, para que las catorce criaturas se pusieran más firmes que una vara y sin rechistar comieran en silencio.
Mi bisabuela Mamá Pura era una mujer muy religiosa y muy caritativa y a pesar de tener tantos hijos, no consentía ver que ninguna criatura del vecindario pasara hambre y siempre solía darle lo mejor del caldo, a una familia de gitanillos que vivía cerca de Ronda.
Su lema era que no debía darse nunca lo que sobraba porque sino aquello distaba de ser un gesto caritativo, asi que apartaba lo más sustancioso para darselo a aquellos que menos tenían.
Cuantas enseñanzas y formas de ver la vida podrían enseñarnos nuestros antepasados, por eso es para mi importante dejar plasmadas estas anécdotas y cosas que me han ido contando porque ahi radican mis raices, yo formo parte de ellas y ellas forman parte de mi....

No hay comentarios:

Publicar un comentario

video

Saludos

Halloweeennnn que susto

Personalize funny videos and birthday eCards at JibJab!