viernes, 16 de abril de 2010



Ser Madre implica toda una serie de sentimientos, conductas, renuncias y formas de ver la vida que uno no es capaz de visualizar ni de comprender hasta que se ve metido en el meollo.

Al principio la sorpresa, la ilusión y el deseo de tener un hijo nos invade hasta tal punto que no somos realmente conscientes de lo malísimas que nos sentimos.

La tensión se baja, el sueño crece, la piel se estira, las náuses nos superan y el malestar es tan horrible como el estar en medio de Alta Mar un día de fuerte marea y con todos los salvavidas de la tripulación alrededor de la cintura y asi un mes y otro y otro y otro..

-"En el tercero dejaras las náuseas...", te dicen. Valiente trola, porque no las dejas sino que tambien te empiezan los ardores y se te hinchan los tobillos y venga análisis y venga reconocimientos y tu panza que te hace sentirte como un globo y tú que te sientes como una vaca.

El segundo parto fue para mi el más terrible, primero por el susto que me dio enterarme de la noticia, era gemelar!!. Al perder a mis padres y no tener hermanos, me sentía temerosa y me hacia miles de preguntas de como saldríamos adelante y a quien le pediríamos ayuda, con el tiempo me he dado cuenta que la ayuda no vino de ningún lado, pero nuestra propia capacidad creció con el tiempo. Segundo porque me dijeron que engordaría muchisimo. No sé si fue el miedo a ponerme como una bola o las fatigas que tenía, lo cierto es que solo engordé seis kilos, además pasé un embarazo de cólicos biliares maravilloso cuyo diagnóstico siempre era que tenía una de las niñas clavada bajo el esternón. Lo cierto es que al año de nacer las mellizas, me volvió a dar el mismo ataque y parí una vesícula llena de piedras a la que llamé Puñetita.

Yo creo que fue en el momento en que me encontré con tres hijas con la diferencia de 22 meses con la mayor, cuando me convertí en Pulpo. Necesitaba más manos de las que tenía, eso era evidente, pero en vez de eso tenía tres bebés, dos de ellos tomando el bibi al mismo tiempo, sobre mi brazo izquierdo, mientras con la mano izquierda sostenía un biberón y con la derecha el otro, asi que si tenía que rascarme solo me quedaba una pierna, porque con la otra controlaba a Gloria la mayor.

No sé como uno es capaz de sobrellevar todo esto, sin familia cerca, sin amigos cerca, sin nany....vamos sin nani de nani.

Pero ahi están las mellis con nueve y Gloria once años recien cumplidos. Nosotros seguimos sin saber como, llevando casa, jardin, trabajo. Por cierto tengo que admitir que a mis brazos de pulpo se han unido otros para hacer eficaces mis labores domésticas y es asi como he desarrollado ciertas habilidades y puedo estar pasando la fregona, mientras hablo por teléfono al mismo tiempo que corrijo unos deberes.

Ya me olvidé de lo que era una siesta en su lugar las duermo a ellas, olvidé de sentarme a comer para que ellas tuvieran su comida y a veces hasta me olvido de ducharme por poner una lavadora, pero algo te debe de dejar atontada cuando se es Madre porque a pesar de tantos desvarios, soy inmensamente feliz de haberlas tenido

No hay comentarios:

Publicar un comentario

video

Saludos

Halloweeennnn que susto

Personalize funny videos and birthday eCards at JibJab!