sábado, 15 de septiembre de 2012

Jefentuza


No me gustan quienes se creen superiores por tener un buen puesto, el escalafón no hace a las personas y mucho menos les da educación, compostura y saber estar, hay quien tiene un cargo y es un impresentable y un déspota o un promiscuo y un grosero a pesar de su status y de saber moverse en el ámbito de sus camaradas. 

Por cierto, el arte de saber moverse en ciertos ambientes también rodea a este tipo de personas que falsifican hasta un abrazo o dan palmaditas a su propio enemigo. Son ladrones de guante blanco, que se mueven en el fango con la misma facilidad que una culebra y que con su soberbia y malas artes son capaces de cualquier cosa. 

Pueden desprestigiar a una persona por el mero hecho de que ésta no juegue su mismo juego o no entre al trapo de sus solicitudes y  acosos. Ahí está, día a día me topo con esa astucia tan bien comedida y estudiada en la que quien no lo conozca cae y no acierta, gentuza de doble cara sabe comulgar con buenas ostias sin lamentablemente recibir ninguna, artista de la palabra, del lenguaje locuaz y fingidamente cordial hasta que muestra la otra cara, la que en las sombras habla por sí misma y la que le deja desnudo de su juego si solo prestas atención o sigues sus pasos. 

Asqueroso, hipócrita y lascivo, no tiene escrúpulos con las mujeres,  la que lo rechaza es ofendida y agraviada, y quien sabe conque oculta arma puede ser lapidada o sentenciada. Demuestra ser muy macho rodeado de sus concubinas, quienes por fama o por idiotez pululan en su entorno, algunas perdedoras del juicio pierden también hasta la compostura y se dejan arrastrar sin pensar ni en su imagen ni en su honra. 

La falta de respeto al hablar es propia de este tipo y es un arma de doble filo para quien le hace frente que pronto se ve siendo ofendida, menospreciada e insultada, su hombría se basa en el número de mujeres que colecciona y en la desfachatez de cómo las trata, quien se niega a sus impulsos pasa a ser problemática,  nunca podrá promocionarse porque él se encarga de que esto no suceda en castigo de haberle hecho frente y de no entrar al trapo de sus vicios.

Sobando a diestro y siniestro para permanecer ahí en su ganado cargo en el que  su figura brilla, más por tunante que por diamante. Con que poca vergüenza habla, repugnante actitud, sobradora y autoritaria, es un canalla y nadie lo pone en su sitio, más de una vez habría que partirle la cara, pero eso ¿le importa a alguien???

1 comentario:

  1. Muchas veces incluso la gente que se considera amiga en el trabajo es la que menos se mete en estos temas, el que lo pasa mal es el que lo está viviendo pero al resto le importa poco...un saludo

    ResponderEliminar

video

Saludos

Halloweeennnn que susto

Personalize funny videos and birthday eCards at JibJab!