jueves, 23 de septiembre de 2010


Las buenas maneras se han perdido, incluso la falta de escrúpulos, hoy en día se ventilan las intimidades de una manera tan descarada que una no sabe si es de otro tiempo o si la educación que recibió era para otro planeta.

Es tal la desvergüenza que existe, que el poder y el dinero hacen que la gente pierda el sentido de todo hasta de su honor. Aquel honor, por el que antiguamente se luchaba y los caballeros portados con espadas, hacían acopio de defenderlo a ultranza, ha pasado hoy a ser algo que poco valor tiene, ya la palabra de honor hoy en día pasa a ser más conocida como la forma de un escote, que con todo el significado que realmente poseía.

No es extraño ver programas del corazón donde la gente es capaz de contar sin tapujos, sus intimidades hasta extremos insospechados. La intimidad, otra palabra que perdió su sentido, ya que lo íntimo hoy no lo es y las personas se desnudan a vista de todos sin importarles lo más mínimo mientras otra parte de la sociedad aplaude y aprueba.

Aquellos amores por los que se luchaba, se batian en armas o se moría han dejado de tener su lógica y solo habitan en los corazones de algunos románticos que son capaces aún de soñar y de escribir por ellos. El honor es mucho más que una cualidad moral, va más allá del recato o la virtud, es demostrar que se es digno de algo o de alguien y esa dignidad es lo fundamental que hace a una persona ser respetada, valorada y enaltecida y quienes han perdido su honor, han perdido su palabra, su grandeza y su valor como personas.

La desvergüenza a la hora de hablar, la falta de respeto, el amor propio, la decencia todo es bien visto si detrás hay una buena cartera que tape o cubra esta desnudez. Y se vende todo, hasta la honradez por unos billetes.

Y esto no ocurre solo a nivel televisivo, en nuestro entorno e incluso en el mismo trabajo, nos topamos a diario con personas cuya falta de escrúpulos es tal que no miden sus palabras ni sus actos y pasean sus vergüenzas a vista de todos, casados, solteros, gays, que más da…lo importante es trepar en la escalera del poder y si para eso media una cama pues vale, sin problemas y que desfachatez señor mío, ahí van ellos con sus cargos y sus cuernos, disfrutando del derecho a roce por un buen fajo de billetes, una buena comida o una buena jefatura.

Y da igual que todos sospechen, comenten y vean, ellos están amparados por su cargo, sus espectaculares nóminas son intocables y el honor deja de tener sentido entre las sábanas de un hotel, porque entre otras cosas el viaje ya está pagado de antemano y a ellos le sale gratis. Bueno despues de todo se trata de trabajar con sudor, como dice el dicho, lo que no queda claro es por donde suda cada cual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

video

Saludos

Halloweeennnn que susto

Personalize funny videos and birthday eCards at JibJab!