martes, 14 de septiembre de 2010

Las anécdotas más divertidas del viaje fueron las siguientes: Una de ellas en Roma aunque esta más que divertida fue curiosa y ocurrió cuando fuimos a comer pizza a un restaurante y por pedir solo dos por matrimonio, en vez de una por persona, el camarero nos retiró las servilletas y nos dejó la mesa a medias mientras se iba refunfuñando entre dientes y hablando en italiano, mientras colocaba la piza en medio de la mesa y con mal genio...bueno el trato a los españoles deja mucho que desear cando se sale de España y según que lugares, aunque todo el mundo no es igual y hay gente muy amable también.

La segunda y una de las más divertidas fue en Palma, Javier había quedado con un primo suyo conductor de ambulancias, que decidió enseñarnos el centro de la ciudad, nuestra sorpresa fue cuando se presentó con dicho vehículo y nos montó a los cinco, ya que había terminado su turno, asi que recorrimos las calles montados en un coche muy especial.

Otra me pasó en el gimnasio, fuimos a verlo y aunque no teniamos la ropa adecuada, igual me subí con unas sandalias de tacón a la máquina de footing (jeje yo siempre tan fizna...) y pulsé el botón de arranque, iba muy despacito hasta que se paró, pero al encenderla de nuevo le pulsé algún botón que no era el correcto y aquello empezó a correr de una manera tremenda, si no llega a ser por un hombre que vino a apagarla seguramente hubiera salido despedida del barco...me miró y me dijo: Señora con esa ropa la van a echar...casi le digo...eso no hace falta que me lo diga, si ud. no para la máquina seguro que me echan...pero volando.

Mis mellizas fueron bautizadas en el club conmo las gemelas del terror, pasando luego a ser las mellizas rock and roll, será por la marcha que tienen...todas las noches en el comedor nuestro camarero de mesa de origen hindú, me ofrecía los mejores platos que había en el menú aunque yo solo pedía uno, pero él me decía: Esto bueno y me traía dos más, y me rodeaba de platos diciendo: Esto para la mama...creo que el pobre debería pensar que con tres niñas tenía que reponer fuerzas constantemente y no sé como no me bajé del barco rodando de tanto comer porque todo estaba tan exquisito que una no se podía resistir...para eso estaba luego el jacuzzi de donde salía con la piel arrugadita y los bailes a todas horas.

Una mañana en la pista junto a la piscina, reunieron a los pasajeros para bailar, el baile se me da muy bien porque he sido muy bailona en mis tiempos mozos, asi que al rato de estar siguiendo al monitor de la tripulación, me dijo que subiera al escenario que sería yo la profesora, y allí me subí yo y todos bailaron la Macarena mientras yo los guiaba, fue tan divertido!!!

Lo más entrañable para mi fue la canción que cantan al unísono todos los camareros, en concreto durante tres noches.
La primera de ella, y después de una melodía que suena en el comedor, todos los pasajeros lanzan al vuelo sus servilletas y los camareros suben a la escalera que ocupa tres pisos, desde la que cantan: Oh Sole mio, mientras los de arriba hacen figurar que manejan una góndola. Este momento fue uno de los más bonitos y emotivos del viaje.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

video

Saludos

Halloweeennnn que susto

Personalize funny videos and birthday eCards at JibJab!