martes, 20 de julio de 2010


Sobre la mesa y mostrando sus hojas ya gastadas, se encontraba aquella vieja agenda, en cuyo extremo parpadeaban los números de aquel teléfono tantas veces marcado, que a pesar de los años nunca habia sido capaz de olvidar.

Decidida y seguida por un impulso interior marcó el código y luego los números uno a uno 3, 1, 4, 8, 5, 6. La voz de él respondió al otro lado. Había pasado mucho, muchísimo tiempo, pero su voz no le sonó lejana y por un instante volvieron de golpe aquellos dias junto a él y en el susurro de su voz, tambien volvieron aquellos besos y aquellas caricias que el tiempo y la distancia, no fueron capaz de borrar.

Hola? ¿te acuerdas de mi? , fue lo único capaz de articular. Eso y una excusa casi infantil, de que antes de tirar la vieja agenda, quería saber de él y de como se encontraba a lo largo de aquellos años.

Claro que se acordaba y para su sorpresa, la conversación duró mucho más de lo que ella en un principio supuso y en un instante se contaron sus vidas, entre risas, recuerdos y una tenue sensación de que algo lejano seguía flotando en el aire....

Asi empieza el libro que tengo en proyecto escribir, hace tiempo que quiero hacerlo. No sé cuantas hojas tendrá ni como desarrollaré el argumento, lo cierto es que es mi segunda experiencia, solo que esta vez no será un relato de pocas hojas como en La Mirada del Sueño, sino que quiero que se convierta en un libro. Está en mi interior queriendo salir, solo se trata de dedicarle tiempo y poner en él el corazón, lo demás ya vendrá solo....digo yo....

1 comentario:

  1. ah qué bien. Pues anímate y ponte a escribirlo. A mí, el principio, ya me engancha. Así es que puede ser un buen libro, y si al lector o lectora le engancha, lo has conseguido.
    empieza ya. Tienes madera y muchos recuerdos para poder escribir un libro como quieras.

    ResponderEliminar

video

Saludos

Halloweeennnn que susto

Personalize funny videos and birthday eCards at JibJab!