martes, 29 de enero de 2013

Yo no sé si a lo largo de los años he hecho bien todas las cosas de mi vida, muchas veces he errado en mis actos porque cuando creo firmemente en algo o pienso que es de determinada manera ya nadie me baja del burro y eso siempre ha sido asi. Quizás el paso del tiempo es el que te hace recapacitar
y ver las cosas desde otra perpectiva o bien te confirma de manera feaciente que aquello que creias era asi tal cual...

Lo cierto es que aunque mi impulsividad me haga actuar a veces un poco a la tremenda, no suelo equivocarme con la gente y si creo que alguien no es como lo demuestra  a la larga estoy en lo cierto. Quizás esto es lo que llaman sexto sentido y es muy posible que lo haya heredado de mi madre que parecía ver venir aquello que aún no había ocurrido con una lucidez increible. 

Creo que estoy en la buena línea de corregir mis errores o por lo menos reconocerlos y sobre todo valorar a aquellos amigos que la vida ha puesto en mi camino. Hoy puedo decir que aunque pocos, los que tengo son de verdad. No me valen los que vienen cuando les conviene o los que olvidan durante meses una llamada o un detalle, aquellos que pudiendo echarme un cable en determinados momentos, han mirado para otro lado o ni siquiera se han preocupado de mi y de mi familia.

Me valen aquellos que en algún momento importante de mi vida fueron los que compartieron aquellas cosas que crean un lazo invisible, un lazo que suele permanecer atado en el tiempo y aunque suene extraño, es posible que alguno de estos amigos no lo haya visto en mi vida, pero sé positivamente que su amistad es real y las circunstancias se basan en que en un momento de necesidad estabamos cada uno donde debíamos estar, o sea al otro lado con palabras de aliento, de esperanza o de ayuda. 

Eso son los verdaderos amigos, los que están, los que han estado siempre, y sobre todo los que no se han alejado. Amigos que compartieron infancia, juventud, amores y temores, amigos de juegos, amigos del barrio, los de complicidades, los de risas compartidas, los de ofrendas olvidadas, los de los sinsabores de la vida y los que la llenaron de sabor.

Aquellos que en la distancia o la proximidad, en las buenas y en las malas han tenido siempre su sonrisa abierta y su corazón dispuesto. Los que compartiendo un mismo hobby no han pensado que podría hacerles sombra y han dado mérito ante los demás de mis logros.

Esos verdaderos amigos: Horacio, Gabriela, Idoia, Elena, Alicia, Juan L., Pury, Stella, Ana Mary.... que aun se detienen en su día a día para enviarme algún mensaje, una llamada o una felicitación navideña y que guardan mi amistad como algo entrañable y necesario, a esos les deseo que Dios siempre los lleve en la palma de su mano....

4 comentarios:

  1. ¡Precioso, pero me quedo con la última frase, que es más hermosa aún: "Que Dios los lleve en la palma de la mano".

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por entrar en mi cocina y sobre todo por quedarte, acabo de leer algunas de tus entradas, y me ha quedado grabada la de "el olvido" lo he vivido muy de cerca, me quedo en tu casa, un abrazo Mamen

    ResponderEliminar
  4. Gracias a ti Mamen seguro que tambien te gusta mi Blog de Chocolate, ese es mucho más dulce que este. Aquí al fin y al cabo solo expreso mis sentimientos para descargar lo que siento. Un abrazo

    ResponderEliminar

video

Saludos

Halloweeennnn que susto

Personalize funny videos and birthday eCards at JibJab!