martes, 17 de abril de 2012

YPF= Yo Puedo Forrarme



Hoy he amanecido escuchando las últimas noticias de la radio, noticias que me provocan sentimientos contradictorios, Argentina recupera YPF, España entra "en guerra" con Argentina..., y esto me toca de lleno y por ambas partes.

Si, lo sé... sé que la presidenta es una persona populista que quizás solo pretende ganarse al pueblo argentino mientras llena sus propios bolsillos, que las cosas no se hacen así de prepo, que para eso están los acuerdos, las leyes, la palabra, la honestidad, que de un plumazo ha puesto en entredicho esa cordialidad entre los dos países, ese entendimiento y ha cerrado dando un portazo como la niña caprichosa que impone sus reglas, que se aprovecha de la imagen que dejó Evita Perón en los más necesitados, en la gente humilde y se apoltrona en ella, mientras suelta discurso con su imagen de fondo, algo que hoy en día no tiene otro sentido más que el de sensibilizar a una parte de la sociedad que ya sabe que pretende o que lo intuye. Sacar fotos del pasado no beneficia el presente y mucho menos el futuro de un país. Cada gobernante marca su propia historia y no hay ni que colmarlos de laureles y glorias ni dilapidarlos, solo atenerse a lo que cada uno hizo sin querer emularlo o sustituirlo. Pero Cristina va más allá, su discurso articulado, preparado y estudiado para dar de lleno en la sensibilidad del argentino de a pié que considera suyo lo que está en su país, que ama su tierra y que sabe cuanto espolio ha sufrido a lo largo del tiempo, en nombre de una religión, de una causa o de un dominio.

Pero por otra parte tengo sangre de algún antepasado indio, quien sabe, muchas veces lo pienso, cuando me siento embravecida cuando algo que tiene que ver con mis raíces, me toca de lleno, no lo sé... porque soy de antecedentes españoles y vivo en España, país que me acogió hace años y en el cual me siento identificada también, pero la sangre es la sangre, la cuna es la cuna y mis vivencias en aquel país me han marcado definitivamente y sé que siempre fuimos los colonizados, los dominados y los explotados, incluso por nuestros propios dirigentes que aún hoy los siguen haciendo, pero en el fondo de mi corazón pienso ¿por que tiene aquel país que importar determinadas riquezas que nacen allí por si solas?¿por que hay que vender lo que es de la propia tierra?¿porque hay que negociar con los recursos de un país en beneficio de unos cuantos? ¿por que somos la despensa del mundo?¿ por que los mismos presidentes han permitido esto durante tanto tiempo?. Era nuestro petróleo, nuestro trigo, nuestro gas....era Nuestro....!!!! del pueblo argentino, lo mismo que las islas, lo mismo que los recursos, el paisaje, las vacas, las vicuñas, los lobos marinos y hasta los bichos canasto.

No sé si la verdadera realidad es que estamos hablando de petróleo y eso es un tema muy suculento para los altos dirigentes, quizás si fueran otras cosas "menos relevantes" como la pobreza de un pueblo, las carencias sociales, la falta de medios, la inflación elevada, el olvido de la infancia, la falta de recursos, el malvivir de la gente, pues es muy posible que nadie hubiera puesto el grito en el cielo, pero el petróleo es el petróleo, es el oro negro que todo lo domina, el que da poder y el que beneficia a unos y otros.

Yo quisiera pensar y creérmelo y lo más importante: comprobarlo, que el beneficio de esta “osadía” beneficie al país que es dueño de esos recursos y que repercutan en el beneficio de sus habitantes, que esta “mala manera” de hacer las cosas, sirva para lo que realmente tiene que servir y es la de sacar adelante un país rico, hermoso y grande, un país que desde lo más hondo de mi corazón, siempre será Mi país, por encima de otras querencias y vivencias, y que el negro color del gasóleo no ennegrezca más aún los corazones de quienes conspiran con él…y que los poderoso, tanto unos como otros, miren por los demás….

Susana López Ch.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

video

Saludos

Halloweeennnn que susto

Personalize funny videos and birthday eCards at JibJab!