martes, 15 de noviembre de 2011

Un País, un destino



Corría el año 1948, era un 10 de Agosto cuando mis abuelos con sus cuatro hijos embarcaban para salir rumbo a Buenos Aires. 


El Barco el Juan de Garay, atracaría veinte días más tarde en el puerto de Buenos Aires. 


Para este viaje que duró 20 días sobre el Atlántico, fue necesaria una carta de llamada de una hermana de la tía de mi abuela que vivía en Buenos Aires, cuatro o cinco vacunas para cada uno de los que viajaban en el barco, un certificado penal, otro de buena conducta, uno de no haber ejercido la mendicidad y un permiso especial de la policía por pertenecer la ciudad de Ronda, donde habían vivido hasta la fecha, al campo de Gibraltar que se consideraba zona doblemente vigilada. 


También era necesario pasar unos controles sanitarios en el mismo Montevideo (Uruguay), antes de atracar en el puerto argentino. 
Argentina era un país rico, donde había trabajo, exento de una postguerra y que ofrecía un nuevo porvenir…


Hoy en día, España ha cambiado, la gente emigra aquí para buscarse la vida, pero para entrar no es necesario más que un permiso de residencia, importan poco los antecedentes penales. Por nuestras fronteras no solo entran gente de buen vivir que solo espera mejorar su situación económica sino también mafiosos, delincuentes, violadores y ladrones, algunos con gran dosis de sadismo y violencia que no han tenido la obligación de presentar un certificado dando buena fé de sus intenciones y de su honradez.  


Muchos vienen a cobrar prestaciones y sacar partido de toda suerte de ayudas, mientras otros, mucho más necesitados que se juegan la vida en pateras, son deportados nuevamente a su país, si es que viven para contarlo.


Me han llegado a contar que muchos emigrantes se empadronan antes de entrar al país a través de un familiar con rasgos parecidos, que hace la gestión y así cuando el interesado llega a destino ya figura con unos meses de antigüedad para poder cobrar el paro ¿?. 


Realidad o mentira lo cierto es que las leyes no son lo duras que deberían y los controles tampoco y que hay mucho vivaracho que viene a vivir del cuento o a terminar con la historia de cuento de muchas adolescentes que dejaron de soñar por tener la mala suerte de tropezarse con ellos un mal día.


No estoy en contra de buscarse la vida en otras tierras, no podría estarlo porque mi familia así lo hizo y se involucró en ello con todas sus fuerzas hasta lograr salir adelante en un país y en otro.


Estoy a favor de aquellos que vienen a trabajar, de los que tienen sueños, planes de futuro, ganas de luchar, de levantar el país con su esfuerzo, de poner su eficacia y su trabajo al servicio de los demás, de sacar adelante a los suyos, de cambiar de vida, de superarse, de ser conscientes de que a un país se viene a respetar las ideas, las leyes y las normas y que todo lo demás No vale y como no vale debe de quedarse fuera de nuestras fronteras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

video

Saludos

Halloweeennnn que susto

Personalize funny videos and birthday eCards at JibJab!