domingo, 10 de octubre de 2010


Ser rico no es un numero en una cuenta bancaria , ser rico es el estado de conciencia de quien sabe disfrutar lo que hay .


Ser rico es un estado visual del que ve siempre el vaso lleno , no medio lleno ....sino lleno.


Ser rico es la inevitable vibracion de quien solo sabe sentirse agradecido.


Ser rico es cantar porque si , es ser feliz por autodecreto ....con o sin tarjetas metalizadas.


Ser rico es sentirse abundante en oxigeno , en rayos de sol , en lluvia, en tierra que lo sostiene.


Ser rico es comprender que no somos poseedores de nada , tan solo administradores temporarios de algunos bienes.


Ser rico es tener el inmenso placer de compartir nuestra buena fortuna relajadamente con aquellos que mas amamos.


Ser rico es saber ver que la esencia basica del universo es inmensa e incontable por eso es infinito y eterno.


Ser rico es el gozo pleno de una noche estrellada, de una sonrisa gratuita.


Ser rico es la actitud de cultivar la inocencia y el juego del que ve un motivo para ser feliz en las cosas mas simples......

--------------


Cuando era chico, la sandía en Minnesota era una exquisitez. Un compañero de mi padre, Bernie, era un próspero mayorista de fruta y verduras que tenía un depósito en St. Paul. Todos los veranos, cuando llegaban las primeras sandías, Bernie nos llamaba. Papá y yo íbamos al depósito de Bernie y tomábamos posiciones. Nos sentábamos en el borde del muelle, con los pies colgando, y nos inclinábamos, minimizando el volúmen del jugo que estábamos a punto de derramarnos encima. Bernie traía su machete, abría nuestra primera sandía, nos alcanzaba a ambos un gran pedazo y se sentaba junto a nosotros. Entonces enterrábamos la cara en la sandía, comíamos sólo el corazón -la parte más roja, jugosa, firme, libre de semillas y perfecta- y tirábamos el resto. Bernie era lo que mi padre consideraba un hombre rico. Siempre pensé que se debía a que era un hombre de negocios de mucho éxito. Años después, me dí cuenta de que aquello que mi padre admiraba en la riqueza de Bernie era menos la sustancia que su aplicación. Bernie sabía cuándo dejar de trabajar, reunirse con amigos y comer sólo el corazón de la sandía. Lo que aprendí de Bernie es que ser rico es un estado de ánimo. Algunos de nosotros, al margen de cuánto dinero tengamos, nunca seremos lo bastante libres como para comer sólo el corazón de la sandía. Otros son ricos sin tener más que un cheque de sueldo por delante. Si uno no se toma el tiempo para dejar que los pies cuelguen sobre el muelle y disfrutar de los pequeños placeres, su carrera probablemente será abrumadora. Durante muchos años, me olvidé de esa lección que aprendí de chico en el muelle de carga. Estaba demasiado ocupado haciendo todo el dinero que podía. Bueno, la volví a aprender. Tengo tiempo para alegrarme con los éxitos de los demás y para disfrutar del día. Ése es el corazón de la sandía. He aprendido a arrojar el resto.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

video

Saludos

Halloweeennnn que susto

Personalize funny videos and birthday eCards at JibJab!